Oraciones San Isidro

Himno a San Isidro

Cuna y sepulcro inmortal,
Madrid, Isidro os ha dado.
Sednos Patrón y Abogado,
en el Reino Celestial. //

En Madrid fuisteis nacido,
para ser más admirado,
porque estabais destinado,
aunque fuisteis abatido,
para ser ennoblecido,
por el Gran Rey Inmortal.
Sednos Patrón y Abogado,
en el Reino Celestial. //

María de la Cabeza,
mereció ser vuestra esposa,
como vos santa y piadosa,
bien hallada en la pobreza,
despreciasteis la riqueza,
vanidad y mundanal.
Sednos Patrón y Abogado,
en el Reino Celestial. //

NOVENA A SAN ISIDRO LABRADOR

Orden de la Novena:
1. Oración Introductoria
2. Leer un pasaje de la vida de San Isidro
3. Meditar unos minutos en el pasaje leído
4. Padre nuestro, Ave María y Gloria
5. Oración final

Oración introductoria   (para todos los días de la Novena)
Señor y Dios nuestro, te damos las más infinitas gracias por las maravillas que has creado, poniendo a nuestra disposición el universo entero. Haz que responsablemente saquemos de la tierra el pan de cada día y, a ejemplo de san Isidro Labrador, cumplamos fielmente con nuestros deberes. Ayúdanos a implantar la justicia en el mundo, de modo que todos los pueblos puedan disponer de lo necesario para su alimentación y su formación humana y cristiana. Amén.

Oración final   (para todos los días de la Novena)
Dios Todopoderoso, creador de cielo y tierra, haz que, por la intercesión de san Isidro Labrador, nuestros campos produzcan frutos en abundancia. Concede salud y fe a nuestros campesinos, para que no desmayen en su empeño de dominar la tierra. Concédeles también una vida digna, y a todos los que veneramos a este santo protector danos su misma constancia en el bien orar. Amén.

You are viewing the text version of this site.

To view the full version please install the Adobe Flash Player and ensure your web browser has JavaScript enabled.

Need help? check the requirements page.


Get Flash Player